top of page

Aceites Hidráulicos Sintéticos, hacia el futuro de la lubricación.

Hernán Arcos Peralta, asesor técnico en GLC Lubricantes.

 

Todo parece indicar que después de mucha espera, finalmente ha llegado la era de los lubricantes hidráulicos sintéticos a la industria. Pero...


¿Qué son los aceites hidráulicos sintéticos y cuáles son sus características y ventajas?


Bueno, exploremos un poco el tema. En su definición técnica, los aceites hidráulicos sintéticos son lubricantes que contienen aceites con bases altamente refinadas, es decir, aceites parafínicos hidrocrackeados (refinados con hidrógeno a alta presión) o Polialfaolefinas (PAO’s en lo sucesivo); que en la industria petroquímica son clasificados como de Grupo III o Grupo IV y cuya función principal es transmitir potencia hidráulica generada por un motor o bomba al resto de componentes del sistema. Éstos fluidos transforman, transmiten y controlan el esfuerzo mecánico a través de la variación de presión o flujo.


Asimismo, estos aceites deben de cumplir con las funciones propias de los lubricantes, como lo son brindar protección anticorrosiva, disipar el calor, limpiar, y por supuesto, lubricar todo el sistema hidráulico. Sin embargo, al ser estos lubricantes sintéticos, están diseñados para maximizar las capacidades del lubricante, siendo muy superiores a los lubricantes minerales convencionales, e incluso brindándoles de características especiales acorde a las necesidades de la aplicación; como lo puede ser resistentes al desgaste y al fuego, aceites de grado alimenticio o de gran rendimiento incluso a altas temperaturas.



¿Cómo elegir el lubricante sintético adecuado?


Como ya mencionamos, estos aceites son los encargados de transmitir la potencia en equipo hidráulico, indispensables en su funcionamiento. Por eso es importante el buen desempeño del aceite, ya que el usar un lubricante defectuoso o no adecuado para el equipo, puede ocasionar mal funcionamiento, desgaste prematuro e incluso la pérdidas parciales o totales de la maquinaria y, por lo tanto, pérdidas de productividad y dolores de cabeza en los procesos industriales. Es por esto que es de suma importancia el saber elegir el aceite hidráulico ideal para el equipo a utilizar, con base en las características del lubricante que el equipo o la aplicación requiera.


A diferencia de lo que usualmente se piensa, que un sistema hidráulico funcione con un lubricante específico no siempre quiere decir que ese sea el más adecuado para ese equipo; así pues, se deben tener en cuenta una serie de factores que influyen en el desempeño, como lo puede ser el ambiente, la viscosidad, la temperatura, presión, el tipo de sistema, y las recomendaciones del fabricante. Todos estos factores deben de ser evaluados en las condiciones de trabajo a las que operará el sistema, y se debe contar con un lubricante que pueda cumplir con dichas especificaciones.


Mayor eficiencia energética y ahorros en consumo de electricidad


Así pues, los lubricantes sintéticos poseen un rendimiento más robusto, permitiéndoles adaptarse perfectamente a un amplio rango de condiciones de operación, incluso bajo las más extremas; brindándoles de gran desempeño en todo tipo de equipos hidráulicos, e importantes ventajas frente a aceites hidráulicos minerales convencionales.


Naturalmente, debido a sus características químicas superiores, los aceites hidráulicos sintéticos tienen un bajo coeficiente de fricción, lo que resulta en un beneficio inmediato. Las bajas fricciones hacen que el aceite fluya más libremente y que genere menos calor, lo que a su vez reduce las pérdidas energéticas del sistema, permitiendo una operación más eficiente y económica, generando a su vez ahorros significativos en insumos como la electricidad, lo cual ha quedado demostrado en pruebas de performance.



Mayor limpieza y lubricación más efectiva


Los aceites hidráulicos convencionales tienden a desarrollar contaminantes como lodo y barniz, lo que empeora a altas temperaturas y presiones, resultando en descomposición química y formando la acumulación de residuos que pueden provocar la falla del sistema hidráulico, como lo es el atascamiento de válvulas, por ejemplo. Por otro lado, los aceites hidráulicos sintéticos son detergentes naturales, lo que ayuda a mantener todas las superficies en contacto con el lubricante más limpias logrando dispersar y suspender dichos contaminantes para que estos no puedan depositarse en superficies internas del sistema. Los aceites hidráulicos sintéticos también son resistentes a la descomposición química, incluso en ambientes de extrema presión y temperatura, lo que los vuelve mucho más durables.


Existen también aceites hidráulicos sintéticos químicamente diseñados para ser biodegradables, lo que no es posible con aceites de base petróleo. Esta característica es extremadamente importante en aplicaciones donde el impacto ambiental debe de ser minimizado, y un derrame de lubricante pudiera significar un riesgo ecológico. Este tipo de lubricantes sintéticos son normalmente utilizados en la agricultura o en equipo forestal.


Mayores índices de viscosidad, el factor clave


Ahora bien, la característica más importante y ventajosa de un aceite hidráulico sintético, es su alto Índice de Viscosidad (VI). Esto es muy importante, ya que los fluidos en general tienden a experimentar un aumento en la viscosidad a bajas temperaturas, y una baja viscosidad a altas temperaturas. En un aceite, esto provoca que el fluido se engrose o adelgace, provocando, ya sea mayor fricción en el equipo, o no proveyendo el nivel de lubricación y protección necesaria. Los aceites sintéticos están formulados para poseer un alto VI, lo que quiere decir que el lubricante posee una viscosidad estable sobre un amplio rango de temperaturas, permitiéndoles trabajar sobre estos rangos sin perder sus propiedades.



Cuando sí y cuando no utilizar hidráulicos sintéticos


Por último, como ya se planteó, los aceites hidráulicos sintéticos son muy superiores a sus versiones minerales, pero tienen también algunas desventajas con respecto a estos. Primeramente, está el costo, siendo más económicos los aceites hidráulicos convencionales, pero sin proveer ese gran desempeño que los sintéticos ofrecen. Así mismo, algunos aceites hidráulicos sintéticos están formulados con bases químicas incompatibles con el material de algunos sellos. En algunos casos, el lubricante podría causar que los sellos se encojan o hinchen, o incluso que se rompan y fallen completamente; lo que puede resultar catastrófico para el sistema hidráulico, por lo que siempre es importante verificar que el aceite hidráulico sintético a utilizar sea compatible con los sellos.


Otra desventaja es que el contacto con algunos aceites hidráulicos sintéticos puede provocar irritaciones en la piel. Algunos otros también desprenden vapores que pueden ser tóxicos, sobre todo si son aceites clorados y con ésteres de fosfato. Afortunadamente, la concentración de vapores necesaria para resultar en afectaciones a la salud no ocurre con frecuencia, salvo que el lubricante sea expuesto a llamas o a superficies muy calientes. Es por ello que una asesoría técnica adecuada es indispensable en el momento de elegir el lubricante adecuado para cada maquinaria y proceso, esto claro, tomando en cuenta las recomendaciones emitidas por las OEM’s (Original Equipment Manufacturer, por sus siglas en inglés) que son los fabricantes originales de equipos y cuyas normas regulan la industria. No obstante, con una asesoría adecuada, los lubricantes sintéticos pueden ayudar a lograr mejoras sustanciales en los procesos, e incluso lograr optimizar el uso de insumos y recursos para obtener ventajas como ahorros energéticos y ayudar a las empresas a cumplir con sus objetivos ambientales.


Así pues, los lubricantes hidráulicos sintéticos se utilizan en muchos sectores, agrícola, automotriz, e industria en general, maximizando el desempeño de sistemas hidráulicos como grúas, tractores, montacargas, elevadores, frenos, suspensiones, transmisiones, entre otros. Al tener aplicaciones tan variadas, es necesario que estos aceites estén formulados para poder atender las exigencias de cada sector, brindando la protección, durabilidad y el desempeño que las nuevas tecnologías de última generación demandan.


Referencias:

Admin. (2022, 6 septiembre). Lubricantes hidráulicos: Tipos y características. Pochteca Materias Primas. https://tienda.pochteca.com.mx/blog/post/lubricantes-hidraulicos-tipos-y-caracteristicas.html
Herres, G. (2021, 15 diciembre). Qué es el aceite hidráulico y cómo elegir el ideal | Grupo Herres. Grupo Herres. http://www.grupoherres.com.mx/aceite-hidraulico/
LUBRICANTES HIDRÁULICOS: ¿QUÉ SON? Y ¿POR QUÉ SON TAN IMPRESCINDIBLES? - Lubricantes Tecnológicos S.L. (s. f.). https://azoil.es/module/psblog/module-psblog-blog?id=17
McCaslin. (s. f.). Basics of Synthetic Hydraulic Fluid. https://info.texasfinaldrive.com/shop-talk-blog/basics-of-synthetic-hydraulic-fluid

55 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page